Experiencias

La noche de fin de año, fui a una fiesta en un local que habíamos alquilado un grupo de amigos. Tenía ganas de despedir lo que no había sido un gran año para mí

En septiembre había roto con mi novio y aún estaba bastante pillada. No caí, o más bien no quise caer, en que él pertenecía al mismo grupo de amigos, por lo que nos encontramos en la fiesta. Estuve toda la noche bailando y riendo, me lo pasé de muerte con mis amigas de toda la vida, pero a eso de las 5 la gente empezó a desaparecer. Fue en este momento en el que mi mirada se cruzó con la de Javi, mi ex, y casi sin mediar palabra decidimos salir a la calle a charlar un rato. Estuvimos recordando viejas historias y al volver a la fiesta, entre las copas, la luz semi apagada y las risas… nos liamos. Todo el mundo se fue marchando y decidimos meternos en una habitación y bueno, acabó pasando… La noche transcurrió sin más, con Javi acompañándome a casa y quedando en que todo había sido una tontería.

A la mañana siguiente, entre resaca y churros que había traído mi padre, caí en la cuenta: ¡No habíamos usado condón! No sabía cómo hacerlo, no quería llamarle pero estaba muy preocupada, imaginando todo tipo de situaciones. Estuve toda la tarde llorando y pensando, cuando recibí un WhatsApp de Javi.

Quedamos y decidimos ir a una farmacia y comprar la píldora del día después. Yo estaba asustada, pero un primo de Javi que es farmacéutico, me comentó que era segura y muy efectiva y me tranquilizó bastante. Javi me acompañó a la farmacia, nos sentamos en su coche y me la tomé. Me quedé mucho más tranquila, no habían transcurrido aún 24 horas, al cabo de 6 días me vino la regla. ¡El mejor regalo de Reyes en mucho tiempo!



Más experiencias