Placeres descalzos

Generación X, Z, millennials… ¿para cuándo la maternidad?

Pongamos que eres una mujer de 27 años. Acabas de terminar un máster, estás empezando a asentarte profesionalmente y no tienes pareja. De pronto, un embarazo no planificado. ¿¡Socorro!?

Pero, ¿realmente han cambiado tanto las preferencias de las mujeres en el contexto de la maternidad?

Con motivo del Día Mundial de la Anticoncepción y a la luz de los últimos resultados de la encuesta realizada por Kantar Health y patrocinada por HRA Pharma, “Prioridades antes de ser madre”, repasamos las razones que llevan a las mujeres actualmente a retrasar o posponer este momento.

En primer lugar, se desprende de este estudio que, en la actualidad, las mujeres desde los 18 hasta incluso los 45 años sitúan la idea de tener hijos muy por debajo (26%) de otras cuestiones como ahorrar dinero (61%), el progreso profesional (57%) o viajar (48%).  Y es que, a día de hoy, con todas las opciones de las que disponemos, lo difícil es elegir cuál es el momento adecuado para plantearse un cambio de vida tan importante como es el hecho de tener hijos. De hecho, al 78% de ellas les preocupa quedarse embarazada y consideran que el embarazo afectaría a su vida social y laboral. Pero volvamos al punto de partida.

Obviamente para que se produzca un embarazo hace falta primero tener relaciones sexuales, y el sexo se practica ahora y hace cincuenta años, por lo que, ¿qué ha ocurrido para que se produzca ese cambio en sus prioridades? El acceso de la mujer a la educación e información y su creciente participación en el mercado laboral han cambiado el centro de atención, desplazando el interés sobre la maternidad.

El 57% de las mujeres considera una prioridad desarrollarse profesionalmente y conseguir una estabilidad económica antes de plantearse iniciarse en el mundo de la maternidad

Mucho se ha hablado sobre este tema ya, y es un hecho que, a día de hoy, la mujer estudia, trabaja, y desea mantener cierta independencia económica y social separada de sus parejas. En palabras de Mila Cahue, psicóloga especialista en relaciones de pareja, “actualmente existen muchos modelos donde elegir cómo uno se puede plantear su propia vida acorde a sus prioridades, a su entorno, con su realidad, con sus preferencias…”.

Pero precisamente esta formación y búsqueda de la estabilidad choca en ciertos momentos con la idea de plantearse tener hijos. De hecho, el 67% de las mujeres afirma que un embarazo implicaría la pérdida de oportunidades laborales, lo que les obliga a posponer la maternidad o incluso renunciar a ella.

 
Otro factor determinante es el acceso a los métodos anticonceptivos

Como hemos hablado repetidas veces (unas cuantas ya ¿verdad 😊), píldoras anticonceptivas, anillos vaginales, dispositivos diu o preservativos están al alcance de todos. Incluso en el caso de que cualquiera de estos métodos falle o se olviden, actualmente disponemos de la anticoncepción de emergencia o píldora del día después, que como recordaréis es de libre dispensación en farmacias sin necesidad de receta médica.

Y, sin embargo, teniendo en cuenta todas estas cuestiones y el hecho irrefutable de que la maternidad se está retrasando y existe una preocupación generalizada ante un embarazo no planificado, todavía hay un 22% de mujeres que sigue manteniendo relaciones sexuales de riesgo:

  • Un 21% de las encuestadas pensó que la posibilidad de quedarse embarazada era escasa.
  • Un 18% mantuvo relaciones de riesgo porque no disponían de medios anticonceptivos disponibles en ese momento.
  • Un 21% confió erróneamente en su ciclo menstrual para eludir los días fértiles.
  • Un 14% de las mujeres utilizó la marcha atrás por considerarla un método seguro.

 
Teniendo en cuenta que la mujer pasa mucho más tiempo de su vida fértil intentando evitar la maternidad que buscándola, es normal que se produzca un fallo u olvido en la anticoncepción regular, por ese motivo…

¿Por qué está mal visto que una mujer desee posponer un embarazo hasta un momento más adecuado en su vida y recurra a la anticoncepción de emergencia cuando la situación lo requiera?

No hay que poner la anticoncepción de emergencia como una cosa dramática ni tremenda, simplemente dentro de lo que puede ocurrir, es muy importante que la mujer sepa que tiene una opción más para poder seguir adelante con tu vida con normalidad, segura y que no atenta a los principios ni éticos ni morales de nadie”, explica Cahue.

Esta reflexión nos lleva a otras cuestiones muy interesantes y que también se abordan en esta encuesta:

  • ¿Por qué sigue siendo sorprendente que las usuarias de este tipo de anticoncepción sean las mujeres que incluso ya han sido madres (30-34 años) en lugar de las de 18?
  • ¿Por qué la anticoncepción de emergencia todavía sigue siendo vista como una ‘bomba hormonal’ pero el 58% de las mujeres estarían dispuestas a recurrir a ella?
  • ¿Por qué el 17% rechaza el uso de la píldora del día después (PDD) cuando más de un cuarto de españolas en edad fértil ha tenido que recurrir a ella en algún momento de sus vidas? No obstante, el 49% de las mujeres que ya han sido usuarias de la PDD recomendaría a otras su uso ante una situación de emergencia (y dirían ¡Yo también la he usado!).

Desde Placeres Descalzos, nuestro deseo siempre ha sido aportar nuestro granito de arena en esta labor de educación, de desmitificación, de normalización y de liberación e independencia de la mujer.

Los resultados de esta encuesta muestran que, efectivamente, las prioridades de las mujeres cambian a medida que la sociedad avanza, pero que todavía hay muchos mitos por desterrar en materia de anticoncepción.

De hecho, en esta labor, contamos contigo y te animamos a conocer otros datos sobre los resultados de la encuesta, en este otro post donde te damos más detalles y, por supuesto, ¡esperamos tus impresiones!



¿Qué te ha pasado?

Resuelve tus dudas consultando este apartado.

Ir

Experiencias

Échale un vistazo a nuestra sección de testimonios.

Ir

Sobre la Píldora

Encuentra más información sobre la anticoncepción de urgencia.

Ir