Placeres descalzos

El drama de ser friolera

¿Os suena la típica persona que siempre se queja del frío que hace con el aire acondicionado puesto? Pues me incluyo en ese grupo de personas frioleras, y que sepas que ¡sufrimos mucho! Pero es nuestro día a día, sufrir el drama de ser friolera.

Siempre está quien te dice que exageras con decir que hace frío, o peor aún, quienes tienen calor en la misma habitación donde tú estás congelada cual cubito de hielo. 🐧❄️⛄

En un caso como ése tienes dos opciones:

  • Luchar a vida o muerte entre poner o quitar el aire acondicionado o entre abrir y cerrar la ventana.
  • Dar por perdida la batalla y ponerte un jersey más gordo.

Te recomiendo que optes por la segunda opción, porque eres como un unicornio, y casi seguro no haya nadie más como tú cerca y te tocará ceder por el bien del grupo. Lo mejor para ti es ir con ropa extra para este tipo de ocasiones, como se suele decir, ande yo caliente ríase la gente.

Cuando sufres el drama de ser friolera siempre tienes que ir con la chaqueta por si acaso, sobre todo en verano cuando no sabes dónde te vas a topar con el chorro de aire acondicionado: autobús, cafetería, biblioteca, supermercado… ¡hace frío en todas partes!

Soy menos fan del invierno que del verano, pero al menos no es complicado vestirse sin dar la nota. Sólo tienes que ponerte un par de capas más que los demás para estar calentita. Pero si nos dieran a elegir está claro que elegiríamos que fuera verano siempre. 😎 ☀️ 🏖️

¡Lo que daríamos por vivir en una isla tropical con sol todo el año!

Una de las incompatibilidades que existe en la vida de una persona friolera es, ir sexy e ir calentita. ¡Ese sí que es uno de los grandes dramas de ser friolera! 😭 😭 😭

¿Pero cómo va a ser sexi llevar los pantalones del pijama por dentro de los calcetines?

Todo esto no quiere decir que jamás tengamos calor; sucede pocas veces, pero también nos pasa. Somos seres humanos y sudamos y nos gusta entrar a un local climatizado cuando están cayendo 40 grados en la calle. Pero pasar de 40 a 15 grados sencillamente no es saludable, pero para nadie… bueno, rectifico, para los pingüinos es muy sano.

Estas cosas sólo las entenderán las personas que sufren el drama de ser frioleras:

 

1.  Es muy típico comprar o preparar café, té, sopa o cualquier cosa para calentarse en los duros días de invierno.

2. La mejor época es el verano, pero bajo el sol, no bajo el aire acondicionado.

3. Cuando estás feliz y tranquilamente en el interior de un sitio cálido y alguien se queja de que tiene calor y decide abrir la ventana, haciendo que el frío entre, se te mete un frío en el cuerpo que no se va en varias horas.

4.  Digamos que no es de tus frases favoritas cuando te dicen: ¿tienes frío?, ¡pero si hace calor!

5.  La única moda que sigues es la de la cebolla, llevar muchas capas para estar siempre a buena temperatura. De hecho, te compras las chaquetas de tallas más grandes para poder meter     jerséis debajo sin problema.

6.  Si descubres un objeto caliente posarás en él tus manitas y las dejarás ahí cómodamente hasta que tengas que quitarlas para no sufrir quemaduras de tercer grado.

7.  Salir de la cama en las mañanas de invierno es la peor de las torturas para ti y te cuesta el mismo nivel de esfuerzo que si tuvieras que escalar el Everest.

8.  Dormir sin calcetines nunca va a ser una opción personal, sólo se hace cuando el cajón de los calcetines esté vacío.

Si sufrís en vuestras propias carnes el drama de ser friolera, podéis compartir vuestros trucos para estar más calentitas en nuestras redes sociales 😊



¿Qué te ha pasado?

Resuelve tus dudas consultando este apartado.

Ir

Experiencias

Échale un vistazo a nuestra sección de testimonios.

Ir

Sobre la Píldora

Encuentra más información sobre la anticoncepción de urgencia.

Ir