Placeres descalzos

¿Cómo dejar de estar enamorada?

El amor es genial y divertido mientras dura, pero cuando termina duele, y mucho, ya lo sabéis las que habéis tenido el corazón roto 💔

Cuando hablamos de dejar de estar enamorada, nos referimos a dejar de estar sufriendo por amor, es decir, dejar de sufrir porque sigues enamorada de alguien con quien no quieres o no puedes estar. Si estás felizmente enamorada, no intentes dejar de estarlo, sería una malísima idea, si me pides mi opinión 😂

Yo, por experiencia, sé que este tipo de situaciones se dan a lo largo de la vida varias veces y no es un plato de buen gusto precisamente. De ahí que os escriba este post a modo de consejo útil.

Pero, antes que nada, quiero añadir que, aunque está demostrado que estar feliz en pareja 👫 hace que la gente viva más años, sola también se está de lujo, y desde luego, más vale sola que en mala compañía, eso está clarinete 🎺

Dicho esto, si en tu caso quieres estar sola y súper feliz y tienes mal de amores por la razón que sea, espero que este listado te pueda ayudar:

1.     Pensar en lo negativo

Ya sé que la frase “nunca negativo, siempre positivo” te ronda la cabeza al leer el punto uno de la lista, pero ayuda, lo prometo. Si te pones a pensar friamente en las cualidades negativas o en los defectos (que todos los tenemos) de esa persona por la que tienes tantos sentimientos todavía, te darás cuenta de que, en realidad, tenía cosas que no te gustaban nada y, sobre todo, verás que no es un ser humano tan perfecto como tus recuerdos quieren hacerte creer: pelos en la nariz pero no en la cabeza, ronquidos de oso, manos frías, cantaba fatal…

Siempre hay algo, céntrate en eso, pero 👀 una cosa es pensar “pues oye, no era tan perfecto” y otra dejar que la ira te lleve al odio, el odio al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro … que ya sabemos cómo acaba eso.

2.     No pensar en lo positivo

Obviamente este punto va ligado al anterior. Y es que, en multitud de ocasiones, cuando estamos pensando en lo negativo, nuestra mente (que a veces no es tan buena amiga) empieza a divagar y a regocijarse en las bondades de la relación pasada. No seamos masocas, si por la razón que sea, no vas a estar con esa persona y sigues enamorada, deja de darle vueltas a los ojos tan bonitos que tenía o a aquel día en el que os cogisteis de la mano bajo las estrellas. Simplemente: ¡STOP!

3.     Distraerse

Estaba claro que ésta era una cosa imprescindible en esta lista. Sal con amistades, familia, no te amargues en casa mirando las musarañas y dándole vueltas al coco. Fuérzate si no te apetece y te cuesta, coge la bici, el caballo, el coche, el avión o los pies y ve a entretenerte con lo que sea. Si te quedas en casa, un buen libro o pelis no románticas, son buenas opciones.

4.     Céntrate en ti y en el presente

Cuando digo que te fuerces, no significa que tengas que estar a disgusto con gente que no te apetece estar en ese momento. Fuérzate a pensar en cada instante qué quieres hacer, qué te haría sentir un poquito menos triste. No pienses a largo plazo, de nuevo la cabeza te jugará malas pasadas “oh, y el mes que viene íbamos a hacer tal o sería nuestro cual aniversario”. Céntrate en ti “¿qué me apetece ahora, en este preciso instante? ¿Un vaso de leche? Me lo tomo ¿y ahora? ¿Pintarme las uñas? Me las pinto…” Pasito a pasito se anda el camino.

Cada persona tiene sus truquillos, yo tengo éstos y me han funcionado bastante mejor que quedarme sin hacer nada y dolida, esperando a que se pase esa sensación. ¿Cuáles son los tuyos? ¿Cómo has superado tú esta situación en el pasado? Me encantaría conocer tus experiencias y compartirlas.

Cuéntanos en nuestras redes sociales cuáles son tus consejos para estos casos y qué te ha ayudado más 😃



¿Qué te ha pasado?

Resuelve tus dudas consultando este apartado.

Ir

Experiencias

Échale un vistazo a nuestra sección de testimonios.

Ir

Sobre la Píldora

Encuentra más información sobre la anticoncepción de urgencia.

Ir